La infancia ya no es la etapa de la ignorancia

Presión y deberes

El despertador suena cada mañana de lunes a viernes a las 7:30h, justo una hora antes de que el instituto empiece para Lucía, una joven de 16 años residente en Madrid. Su horario lectivo le hace atender sus clases desde las 8:30h de la mañana hasta las 14:15h de la tarde normalmente, a no ser que tengan que recuperar alguna clase o haya algún examen pendiente, pudiéndose alargar hasta las 15:30h. Pero su jornada no termina aquí, por la tarde tiene otra serie de tareas que atender como la asistencia a una academia de matemáticas para reforzar conceptos y múltiples ejercicios de las asignaturas que ha dado durante el día. Pese a todo esto, aún tiene algo de tiempo libre y así acudir a sus clases de boxeo para desconectar.

Tiene 9 asignaturas, que se distribuyen durante toda la semana, ya que al día solo da 6 clases. Cuenta aliviada que “por lo menos hay asignaturas que no tienen deberes para realizar en casa, como educación física. En el fondo lo más importante es llevarlo al día, pero a veces es complicado si se te juntan muchas tareas”

Según la OMS, los niños españoles son de los que más presionados se sienten por los deberes. De hecho, España es el cuarto país, con un 70% de mujeres y un 60% varones en la franja de edad de 15 años.

Fuente: OMS. Diseñado por El Mundo.

Se presupone que los adolescentes han experimentado lo suficiente como para saber gestionar sus tareas, pero no siempre es así. Si con esas edades aún sienten tanta presión… ¿cómo se encuentran los que son más pequeños? De nuevo, España encabeza las listas con edades entre los 11 y 13 años.

Fuente: OMS. Diseñado por El Mundo

¿Son necesarios tantos deberes?

Los niños sienten presión, los padres se quejan y el rendimiento de los estudiantes no mejora, o eso parece, ya que para esta polémica hay tanto detractores como partidarios.

Estos últimos alegan que los deberes contribuyen a que, desde pequeños, los niños sean capaces de comprometerse y comiencen a interiorizar los conceptos aprendidos en la escuela por sí solos. Y que además promueven ciertas habilidades como la organización o la disciplina.

Sonia García, secretaria de comunicación de Anpe (Sindicato Independiente de la Enseñanza Pública) destaca a favor de los deberes las cualidades ya señaladas, pero también hace hincapié en que el tiempo dedicado a los deberes ha de ser acorde a la edad de cada estudiante. El problema de esto es que, en España este tema no se encuentra regulado.

niño.jpg
Fuente: Banco de imágenes del Ministerio de Educación, Cultura y Deporte

Garcia también recomienda que los profesores se pongan de acuerdo para no saturar los estudiantes. Cada día puede estar destinado a una de las materias.

Eva Bailén, promotora de la campaña “Por unos deberes escolares justos” señala que los deberes son como horas extra en el trabajo de un adulto, es por ello, que dada su experiencia personal con uno de sus 3 hijos, decidió llevar a cabo dicha campaña y su petición en la plataforma Change.org ha tenido una gran acogida.

Bailén señalaba al diario ABC: “He visto a mis hijos pasar horas copiando enunciados, copiando páginas enteras de un libro… no dejan lugar a la creatividad o al emprendimiento”. Y es que uno de los motivos que muchos apuntan en su cruzada contra los deberes, es que estos son repetitivos y faltos de creatividad, acaban aburriendo y hacen que los estudiantes no les guste acudir a los centros escolares.

En el caso de España, un 54% de las niñas de 11 años encuestadas por la OMS, declaraban gustarles el colegio, apenas superando el 50%. En el caso masculino, un tan solo un 44% afirmaba lo dicho. Peor aún son las cifras en los encuestados de 15 años, de los cuales a solo un 17% y 13% (mujeres y varones respectivamente) les gustaba el instituto.

niñoo.jpg
Fuente: Banco de imágenes del Ministerio de Educación, Cultura y Deporte.

Bailén publicaba en su blog una entrada sobre un artículo de Alfonso González Balanza, profesor de Biología y Geología en secundaria y padre de 3 niños, cuyo título es Yo Confieso.

“Pues bien, yo confieso que he hecho docenas de ejercicios de Matemáticas a mi hija (si, por ejemplo, le mandaban cinco divisiones, ella hacía una y yo cuatro) le he dictado montones de ejercicios de “Cono”, le he traducido incontables páginas escritas en Inglés, le he ayudado con decenas de ejercicios de Lengua y le he hecho muchos trabajos de diferentes asignaturas (mi mujer, además, le ha ayudado a terminar incontables láminas de dibujo y trabajos manuales). ¡Y no me arrepiento! Lo he hecho para que mi hija tuviera una infancia feliz y durmiera todos los días 10 horas” – Alfonso González Balanza.

Manuel tiene 10 años y una pila de fichas y libros se amontonan sobre su escritorio. Su madre, Begoña, se ha visto abocada a buscar una profesora particular que le ayude con las tareas del pequeño.

Esto es un hecho que no todas las familias pueden permitirse. Por lo que los deberes escolares también generan desigualdades sociales. Si los estudiantes no acuden al colegio con las tareas hechas, son calificados negativamente o se sienten excluidos por no saber realizarlos.

La realidad de Sara y Ana en su colegio es diferente. Tan solo se llevan los deberes a casa si no les da tiempo a terminarlos durante las clases. Uno de los problemas que muchos padres señalan es que es tan grande la cantidad de deberes que los más pequeños se llevan a casa, que al día siguiente tienen que emplear demasiado tiempo para corregir, perdiendo así un valioso tiempo que podía ser destinado para terminar nuevas tareas o reforzar conocimientos en el aula.

Sara (9 años) y Ana (11 años) tienen toda la tarde para poder jugar, desarrollar su creatividad e ir a las actividades que ellas mismas eligen. El sistema de tareas que se lleva a cabo en su colegio les permite poder terminar sus deberes dentro del aula, y en caso contrario, los padres son avisados por una aplicación móvil para saber qué es lo que falta, siempre sin que sea un retroceso para el pequeño, ni se sienta presionado.

Huelga de deberes

Toda la polémica acerca de los deberes ha derivado en una huelga de tareas escolares, hecho que ya tuvo lugar en otros países como Francia en 2012. En el caso español, la huelga ha sido promulgada por la Confederación Española de Asociaciones de Padres y Madres del Alumnado (CEAPA), desde aquí se ha instado a las familias a negarse a realizar las tareas escolares durante los fines de semana de noviembre.

Esta asociación representa a otras 12.000 asociaciones repartidas por la geografía española, sin embargo, son muchos los que discrepan con la forma en la que se ha ido orientando el tema, ya que ponen en “aprietos” a los pequeños, los cuales pueden verse perjudicados ante la negativa de los padres y pueden tomar como medida de actuación la insumisión, como algunos lo han calificado, de los progenitores.

CEAPA publicó el pasado 5 de diciembre una carta de agradecimiento en la que expresaban: “Reiteramos el agradecimiento por vuestra participación y os felicitamos por contribuir un cambio real y positivo en la educación de nuestro país y, con ello, en las relaciones familiares, haciéndolas más sanas y felices”. Hacían referencia a las relaciones familiares y es que una encuesta subvencionada por el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad arrojaba los siguientes datos sobre las familias, y es que un 48’48% de los adultos encuestados pensaba que los deberes escolares afectaban de manera negativa a su vida familiar. Además, un 40’89% afirmaba que sus hijos tenían demasiados deberes.

clase.jpg
Fuente: Banco de Imágenes del Ministerio de Educación, Cultura y Deporte

Sea como fuere, los deberes parecen ser tan solo la punta del iceberg. La ley educativa aún tiene mucho por hacer y asuntos que manejar. Las tareas escolares son una excelente herramienta que, en realidad, hay que saber cómo gestionar.

“La infancia ya no es la etapa de la ignorancia.” – Fernando Savater

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s